Piano Ibérico

El pasado 23 de Noviembre, hemos publicado uno de mis últimos trabajos. “Piano Ibérico“. un disco donde recreo obras de Albéniz, Falla, Granados y Mompou junto a composiciones propias.

portada disco piano iberico

"Gracias a Isaac Albéniz, Manuel de Falla, Enrique Granados, Frederic Mompou. Ellos son los inspiradores de este trabajo y, para mí, los primeros pianistas flamencos porque supieron recoger el alma de la música popular e imprimirle todo el conocimiento del que disponían". Con estas palabras de agradecimiento en el libreto del disco Piano Ibérico, presenta su nuevo trabajo.

Son palabras que, a su vez, definen también a Chano Domínguez, cuya música, basada en la unión del alma popular y el conocimiento, ha situado al pianista gaditano como uno de los artistas fundamentales de la actual escena española por encima de estilos, modas y tendencias. Desde hace años, Chano Dominguez es uno de los músicos españoles de mayor proyección internacional y sus discos, sus giras mundiales y sus colaboraciones con grandes del jazz y del flamenco le han valido el reconocimiento unánime.

Por todo esto, la

publicación de Piano Ibérico es una alegría para la música española. En su nuevo trabajo, Chano Domínguez recoge la esencia de la obra de Albéniz, Mompou, Granados y Falla para recrearla, bañarla con flamenco y la improvisación del jazz y convertirla en algo nuevo con las aportaciones de su piano y de músicos como Blas Córdoba "El Kejío" (voz, palmas), Tomás Moreno "Tomasito" (taconeo y palmas) e Israel Suárez "Piraña" (percusión).

El repertorio de Piano Ibérico es: Mantrería (Chano Domínguez), El puerto (Isaac Albéniz), Tangos a Mompou (Federico Mompou), Andaluza nº5 (Enrique Granados), Danza del amor brujo (Manuel de Falla), Cuando te veo pasar (Chano Domínguez), Tanguillos Mompou (Federico Mompou), Canción del fuego fatuo (Manuel de Falla), Danza de los ojos verdes (Enrique Granados) y Canción triste (Chano Domínguez).

El pianista gaditano lanza esta nueva obra recién llegado de México, donde ha ofrecido varios conciertos con Wynton Marsalis y Paquito D'Rivera. "Mi carrera ha sido bastante ecléctica y mis propuestas han ido variando con el tiempo", dice Chano. "Piano Ibérico es un disco que enlaza obras de estos grandes clásicos con el flamenco, con un piano abierto y español, con improvisación y creatividad".

El acercamiento más novedoso quizá se produzca hacia la obra del barcelonés Frederic Mompou (1893-1987), del  que Chano Domínguez toma la inspiración en los cuadernos de Música callada (el primero compuesto en 1959), verdadero ejemplo de piano minimalista, con el silencio como parte de la música y que el gaditano es capaz de transformar en tangos flamencos con una sutileza y una elegancia incomparables con la ayuda de la voz rasgada de Blas Córdoba. "El nacionalismo de Mompou está impregnado de música castellana y aragonesa, que a su vez enlaza con lo andaluz para cerrar el círculo", comenta Chano. "Soy un músico de la calle y la primera vez que escuché Música callada me impresiónó, fue un descubrimiento. Hago una recreación por tangos reivindicando su flamenquismo, llevándolo hacia mi música. Me inspiro en su manera de acercarse a la música popular y mezclándolo con aires de mi tierra. Además, el cuaderno nº5 de Música Callada me recuerda a mi infancia, cuando lo escuchaba como sintonía de Radio Nacional antes de saber que era de Mompou".

De Enrique Granados (1867-1916), Chano Domínguez recrea su Andaluza nº5, también llamada Playera, una de las 12 Danzas Españolas y quizá la más conocida internacionalmente, y Danza de los ojos verdes, obra póstuma compuesta para que la bailarina Antonia Mercé "La Argentina" la estrenase en Nueva York. "Es uno de los grandes clásicos, bebió de la fuente popular y cuando escuchamos su obra nos damos cuenta que está en nuestra memoria. Ha sido una relación muy enriquecedora y la Danza de los ojos verdes, compuesta para el baile, la interpreto con fidelidad añadiendo improvisación. La Andaluza nº5 también es una melodía que la tengo dentro desde pequeño".

De Manuel de Falla (1876-1946) llegan las reconocidas Danza del amor brujo y Canción del fuego fatuo, mil veces tocadas y versioneadas pero que en el piano de Chano Domínguez toman un vuelo diferente, salpicado de improvisaciones, con un alma flamenca alejada de las concesiones a la galería, rompiéndose cuando es necesario. "Es la primera vez que toco su música y ha sido un aliento", dice Chano. "Dentro del respeto, adaptarlo ha sido relativamente fácil porque su música es tan maravillosa que parecía que estaba hecho. Es un compositor muy directo y ha sido enriquecedor utilizar sus melodías, introducir ritmos flamencos, añadir improvisación y crear algo diferente".

Para Chano Domínguez, acercarse a Isaac Albéniz (1860-1909) "era una tarea pendiente hasta que me lo propuso Carlos Saura para su película Iberia. Hice la recreación de El puerto y fue el hilo conductor que me llevó a Piano Ibérico. Tocar a Albéniz ha sido un enorme reto". El puerto es una obra de Isaac Albéniz incluída en el Cuaderno 1 de Iberia, un zapateado inspirado en el puerto de Cádiz.
piano iberico nuevo disco chano dominguez
Junto a las obras de estos cuatro compositores, Chano Domínguez incluye en Piano Ibérico tres composiciones propias, entre ellas Mantrería, un endiablado tema que abre el disco, mezcla vertiginosa de ritmos (5/4, 6/8) con aires flamencos y el pianista improvisando en libertad para concluir con ambiente de jazz con aromas latinos.  "Dos son bulerías y el tercero es una canción de despedida", dice. "Me he inspirado en la pianística más flamenca que puedo tener, alguna más jazzística, como Cuando te veo pasar, por las armonías que utilizo. Canción triste es a piano solo, muy española y es el cierre y una especie de resumen del álbum".

Es lo nuevo de Chano Domínguez, que  nació en Cádiz en 1960 y comenzó a tocar la guitarra de manera autodidacta a los ocho años, aprendiendo de los discos de su padre, gran aficionado al flamenco. A los 12 años entra en contacto con el teclado del órgano de fuelles de su parroquia, donde cantaba en el coro, y más tarde comienza a tocar el piano en varios grupos de música popular y comercial. Con el grupo CAI empieza a componer y graba tres discos, convirtiéndose en uno de los máximos exponentes del rock andaluz. La banda se disuelve en 1981 y Chano se acerca cada vez más al jazz.

Con su nuevo grupo, Hiscádix, actúa en Suecia y gana la I Muestra Internacional para Jóvenes Intérpretes en 1986. En 1988 gira por Alemania, en 1989 por Bélgica y en 1990 es finalista del Concurso Internacional de Piano Martial Solal en París. Chano Domínguez ya es un músico reconocido por grandes del jazz como Richie Beirach, Bill Dobbins, Joe Henderson y Kenny Werner, con quienes estudia en diversos seminarios.

En 1992 forma su propia agrupación, Chano Domínguez Trío, fusionando ritmos del flamenco con el jazz. Gana el Primer Premio en la Muestra Nacional de jazz para Jóvenes Intérpretes de Ibiza y publica su primer álbum en solitario (Chano), acompañado de músicos como Javier Colina, Guillermo McGill, Jorge Pardo, Carles Benavent y El Bola.

En 1994 graba con Jorge Pardo 10 de Paco, inspirado en composiciones de Paco de Lucía y en 1996 publica Hecho a mano, que la crítica califica como excelente. Chano Domínguez ya es un artista de referencia en la escena del jazz español. En 1997 graba con Martirio el álbum Coplas de madrugá, compone la banda sonora de la película Siempre hay un camino a la derecha (de José Luis García Sánchez), actúa en el Midem de Miami, donde ofrece un concierto a dúo con Michel Camilo y, a final de año, lanza En directo, grabado en vivo en el Café Central de Madrid.

En 1998 compone, arregla y produce Lorquiana, un álbum de Ana Belén con temas de García Lorca, realiza una gira con Gonzalo Rubalcaba y actúa en China, Colombia, Alemania, Argentina y Cuba. La revista Cuadernos de Jazz le concede el premio al Mejor álbum de Jazz por En directo, que también gana el mismo galardón en la II Edición de los Premios de la Música. En 1999, su disco Imán vuelve a ganar el premio al Mejor álbum de Jazz en la IV Edición de los Premios de la Música.

En el 2000, Chano Domínguez es el único representante español en la película Calle 54 de Fernando Trueba, cuyo disco es nominado a los Grammy, y actúa en La Habana junto a Chucho Valdés y Herbie Hancock. Tras una gira por Estados Unidos junto a Eliane Elias, Paquito D'Rivera y Jerry González, entre otros, en 2002 lanza su nuevo álbum Oye como viene, que es nominado a los Grammy en la categoría de Jazz Latino. En 2003 es invitado por Wynton Marsalis para una serie de conciertos en el Lincoln Center de Nueva York, donde estrena su obra De Cai a New Orleans junto a la Lincoln Center Jazz Orchestra. El mismo año gira con Marsalis por España y publica el disco Con alma, con Jeff Balard a la batería y George Mraz al contrabajo.

En 2004 vuelve a grabar con Martirio el álbum Acoplados, realiza una gira por Sudamérica y adapta temas populares recopilados por García Lorca para el espectáculo El café de las chinitas, del Ballet Nacional de España. En 2005 lanza Acércate más, comparte escenario en Europa con Jack de Johnette Quintet y actúa en los festivales de jazz de Montreux (Suiza), North Sea (Holanda), Marziac y Vienne (Francia), Florencia (Italia) y Viena (Austria).

En 2006 crea NFS, una agrupación de más de diez músicos con la que graba el álbum New Flamenco Sound, una combinación única de jazz y flamenco con los mejores solistas del jazz hispano. Con NFS, Chano Domínguez recorre España y Europa y a finales de 2007 publica el álbum Paquito D'Rivera & Chano Domínguez Quartier Latin, grabado en directo en el Teatro Real de Madrid. En 2008, vuelve a actuar con Wynton Marsalis en el Lincoln Center, se presenta en el Festival de Jazz de San Francisco y continúa con sus conciertos por todo el mundo hasta hoy. Además, es el director musical de Flamenco Hoy, un espectáculo inspirado en el filme de Carlos Saura con el que recorre el mundo.

Ahora, el 23 de noviembre, lanza Piano Ibérico su nueva obra que comienza a presentar en concierto el 10 de noviembre en Málaga (Teatro Cervantes. Festival de Jazz), 12 de noviembre en Madrid (Colegio Mayor San Juan Evangelista. Festival de Jazz) y el 20 de noviembre en Granada (Teatro Isabel la Católica. Festival de Jazz). El grueso de la gira comenzará en febrero de 2010. "Quiero tocar esta música y compartirla con los músicos que me acompañan en la grabación del disco", dice Chano Domínguez. "Creo que es un espectáculo único, con una formación pequeña pero con gran potencia y espíritu. Muy interesante".

Albéniz, Falla, Granados y Mompou junto a composiciones propias

Deja un comentario

*